La 'familia' de Maroño ocupaba puestos importantes en nómina de Sweetwater

José Guerra, comisionado de Sweetwater, fue empleado por una compañía de grúas que perteneció al ex alcalde Manny Maroño. Guerra dice que no sabía que Maroño fue el dueño.
El Nuevo Herald | Noviembre 10 de 2013
MELISSA SANCHEZ Y BRENDA MEDINA
MSANCHEZ@ELNUEVOHERALD.COM

La nómina municipal de Sweetwater parece desde hace tiempo la lista de invitados a una fiesta familiar del ex alcalde Manny Maroño. Entre los beneficiados: su esposa, su madre, un tío, al menos un antiguo empleado de su negocio privado, el abogado de su empresa y la esposa de un socio.

Quizás por eso no sorprende que el comisionado José Guerra también haya sido empleado de una empresa de grúas de Maroño. Entre el 2008 y el 2010, Guerra fue supervisor de Southeast Towing, Inc., de acuerdo con sus propios informes financieros. Maroño reportó ser el dueño exclusivo de esa compañía en el 2009 y el 2010.

Pero Guerra, electo a la comisión en el 2003, dice que no sabía que su jefe era Maroño, quien fue arrestado en agosto en un caso federal de corrupción pública.

“Yo nunca trabajé para Manny”, dijo Guerra esta semana. “El dueño de esa empresa es Pete Hernández”.

Según los registros estatales, no fue sino hasta después de que Guerra dejó de trabajar para Southeast que la empresa pasó a manos de Hernández, un antiguo socio de Maroño en otras compañías de grúas.

Hernández no respondió a un mensaje de El Nuevo Herald el viernes. Su esposa, Zuly Hernández, también es una empleada municipal: es directora de la Oficina de Pasaportes de la Ciudad de Sweetwater, de acuerdo con varias fuentes municipales.

Joe Centorino, director de la Comisión de Etica del Condado Miami-Dade, dijo que no podía comentar específicamente sobre el caso de Guerra. Sin embargo, hizo referencia a una sección de los códigos condales de ética que prohíbe a los funcionarios públicos trabajar en lugares que podrían “afectar su juicio independiente en la realización de sus funciones públicas”.

Guerra aseguró que no hubo un conflicto de interés en el hecho de ser un comisionado que votaba sobre medidas presentadas por su jefe, Maroño, porque no sabía que éste era el dueño de la empresa.

Pero éste no es el único comisionado vinculado de manera personal con el ex alcalde. Su madre, Isolina Maroño, ha formado parte de la comisión desde el año pasado.

Las conexiones de los amigos, socios y familiares de Maroño en Sweetwater se suman a una amplia investigación federal sobre el Departamento de Policía de esa ciudad. Como parte de la pesquisa, las autoridades están indagando si algunos funcionarios o policías municipales recibieron sobornos a cambio de dirigir negocios a otra empresa de grúas que previamente perteneció a Maroño, Southland The Towing Company.

El Nuevo Herald y CBS-4 han reportado sobre estas conexiones cuestionables desde el arresto de Maroño.

Por años, Southland operó sin un contrato en Sweetwater, remolcando los vehículos de cientos de personas que habían sido arrestadas por cargos que variaban desde conducir sin una licencia hasta posesión de drogas. Varios de esos vehículos terminaron en la posesión de Southland, vendidos en subasta y hasta donados al Departamento de Policía. Hasta principios de octubre, las autoridades de Sweetwater cobraban una multa administrativa de $500 en efectivo a quienes buscaban recuperar sus vehículos remolcados.

Gil Chez, un antiguo empleado de las empresas de Maroño, que incluyó un puesto como gerente de Southland, fue contratado para administrar la flota vehicular de la Ciudad de Sweetwater en el 2012. Recibe un sueldo anual de casi $50,000. Su esposa, Anny Chez, es la directora de Finanzas y recibe un salario de unos $75,000.

Jenny Muñoz-Maroño, la antigua pareja del ex alcalde y madre de sus dos hijos, es la coordinadora de proyectos especiales en Sweetwater, donde recibe un salario de casi $75,000. Poco después del arresto de Manny Maroño en agosto, la pareja se volvió a casar legalmente.

Antero Espinosa, un tío de Maroño, renunció recientemente a su cargo de director de Mantenimiento de la Ciudad, donde recibía un salario de casi $75,000. Además, el abogado municipal, Ralph Ventura, también ha sido el abogado de Southland y otras empresas que pertenecían a Maroño.

“Mientras existan estas relaciones familiares de amiguismo y nepotismo en un gobierno, se permite que se oculten las cosas”, dijo Deborah Centeno, una activista comunitaria que se postuló sin éxito contra Isolina Maroño en las elecciones de mayo. “Aunque las leyes lo permitan, no es ético”.

El Nuevo Herald solo pudo obtener los reportes financieros de Maroño y Guerra a partir del 2006. Antes de trabajar para Southeast, Guerra dijo que había sido un supervisor con la empresa de grúas Freeway Towing, que pertenece a otra familia. Sin embargo, en el 2006, Guerra reportó que trabajaba para Westbrook Motors, una empresa que había pertenecido anteriormente a Maroño, Hernández y Robert Muriedas. Este último es el actual dueño de Southland.

En sus propios informes financieros, Maroño reportó que recibía ingresos de Westbrook en el 2006. Ese año, sólo Hernández figura como dueño de la empresa en los registros estatales. Maroño había dejado de ser dueño a partir del 2004.
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: