Presunto asesino aún evade la justicia tras matar a su ex pareja en La Pequeña Habana

El sospechoso aún está prófugo y no tenemos pista de su paradero, declaró un vocero del Departamento de Policía de Miami la tarde del jueves.
El Nuevo Herald | Enero 4 de 2013
Brenda Medina y C.M. Guerrero
bmedina@elnuevoherald.com

Una semana después de presuntamente matar a su ex pareja a tiros a plena luz del dia frente a una farmacia de La Pequeña Habana, Ifraín Quintana aún continúa evadiendo a la justicia a pesar de ser considerado por las autoridades como un hombre sumamente peligroso.

“El sospechoso aún está prófugo y no tenemos pista de su paradero”, declaró un vocero del Departamento de Policía de Miami la tarde del jueves.

El pasado viernes 28 de diciembre, Quintana huyó de la escena del crimen luego de disparar al menos cuatro veces contra Ariadna González Capa, quien estaba acompañada de su hijo Carlos Alemán, de 19 años. La tragedia ocurrió pasadas las 2 de la tarde cuando González salía de recoger unas pastillas en la farmacia La Milagrosa, en la avenida 8 del suroeste.

Celina Quintana, la madre del prófugo, manifestó su desesperación ante la situación de su hijo y afirmó que padece trastornos psicológicos.

“Por favor que no lo maten cuando lo encuentren”, clamó la mujer de 65 años.

“Yo sé que tiene que pagar por su crimen pero mi hijo está loco, así que lo que yo quiero es que lo metan a una clínica antes de la cárcel, y después que pague por lo que hizo”.

Según Celina Quintana, su hijo sufre trastornos mentales desde que era un niño en Cuba y fue internado varias veces en centros para enfermos mentales en ese país.

“Siempre ha tomado la pastilla ‘parquisonil’ para eso y yo muchas veces tuve que llamar a la policía para que lo llevaran al hospital Juanitos”, afirmó.

La desesperada madre dijo que Quintana, de 42 años, llegó a Estados Unidos hace unos seis años en una lancha y que tenía varios años de relación con González. Según Celina, ella le había advertido a González, también de 42 años y quien emigró de Cuba en el 2008, que Ifraín tenía problemas mentales.

“Yo le dije, Ariadna, Ifraín está loco. Ten cuidado”, afirmó Celina. “Yo creo que por eso mismo era que al hijo de ella nunca le gustó Ifraín para su mamá”.

La noche del viernes 28, unas horas después del asesinato, Damaris Alemán, la hermanastra de González, declaró que la familia no aprobaba la relación entre González y Quintana, lo que provocó que la víctima se alejara de sus familiares por un tiempo.

Mientras la familia ofrecía declaraciones un hombre se acercó en una camioneta a la casa de la víctima, también en La Pequeña Habana. Carlos Alemán, el hijo de Ariadna, sugirió que se trataba de Quintana, lo que desató una escena caótica, cuando el ex esposo de González sacó un arma y apuntó al conductor de la camioneta, quien se alejó del lugar rápidamente. La policía arribó unos minutos después y rodeó el área. Aunque después se confirmó que no se trataba del sospechoso, el incidente demostró que los familiares de la víctima temen por su seguridad.

“Ese hombre la mató por celos y ahora anda suelto y armado por ahí”, había declaro unos minutos antes del incidente Carlos Alemán, ex esposo de la víctima. “Podría venir a hacernos daño”.

La policía también advirtió que el hombre podría andar fuertemente armado y es extremadamente peligroso.

Pero Celina Quintana no se explica cómo su hijo obtuvo un arma.

“Yo nunca le vi un arma a mi hijo, yo sería la primera en decirle que no use eso porque yo conozco sus problemas”, indicó Celina. “Lo único que mi hijo compraba era tierra y se compró una finca en Homestead. Ahí él iba mucho con Ariadna”.

El sospechoso fue descrito por la policía como un hombre de 5 pies y seis pulgadas de estatura y de unas 160 libras. Quintana tiene cabello y ojos color castaño y varios tatuajes en los brazos y el pecho. El fugitivo conduce un Ford Explorer azul del 2001 con cuatro puertas, y de placa número 586-XJW.

“Yo sólo le pido que me llame y hable conmigo, que no cometa una locura y se entregue”, declaró Celina. “Yo sé que si yo logro conversar con él lo puedo convencer de entregarse a las autoridades”.

Cualquier persona con información sobre el paradero del sospechoso debe comunicarse con el detective E. Cepero, del Departamento de Policía de Miami al 305-603-6350 .


Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: