Ex narco Jorge Cabrera inicia una nueva vida tras salir de la cárcel

No podía ni siquiera viajar en un auto sin marearme. Mi cuerpo no estaba acostumbrado, dijo Cabrera.
El Nuevo Herald | Marzo 21 de 2013
Cammy Clark
Cclark@MiamiHerald.com
Cammy Clark The Miami Herald

El 3 de junio del 2010, después de cumplir 15 años de prisión por traficar drogas a través de los Cayos de la Florida, Jorge Cabrera salió de una prisión federal en Miami como un hombre libre y básicamente anónimo.

Tanto había cambiado desde 1996. Ya no era el tristemente célebre contrabandista de pelo oscuro que hizo negocios con el señor de las drogas Pablo Escobar y dio titulares internacionales por fotos que se tomó con Hillary Clinton en la Casa Blanca, con Al Gore en una recaudación de fondos en Coral Gables y con Fidel Castro en Cuba.

Esa parte de su vida se había convertido en una borrosa nota al pie. Dejaba la prisión como una persona canosa, pero enérgica, de 53 años, para comenzar su nuevo capítulo con una cuenta de banco vacía y sin idea de qué iba a hacer para vivir legalmente en un mundo ahora extraño.

“No podía ni siquiera viajar en un auto sin marearme. Mi cuerpo no estaba acostumbrado”, dijo Cabrera.

Le tomó tiempo, pero el carismático cubanoamericano volvió a valerse por sí mismo. Regresó a sus raíces como un activo empresario en su ciudad de Islamorada, al tratar otra vez con bultos de mercancías. Sólo que en esta ocasión no eran de marihuana o cocaína. Era cartón usado.

“He ido de fardo en fardo”, dijo Cabrera con una gran sonrisa.

Cabrera, quien se quedó con un ya existente negocio de contenedores para escombros de construcción, entró en el reciclaje después que un viejo amigo le habló sobre el gran problema de su nueva empresa. “El cartón está fuera de control”, dijo Jorge Hoyo, quien compró hace tres años el Sunshine Cuban Café & Market.

Cabrera se imaginó que otros negocios familiares podrían tener el mismo problema. Llevo a cabo su propio programa piloto para ver cuánto cartón producían las pequeñas empresas.

Fue a su amiga de la infancia, Betsy Jacobs, dueña del mercado y tienda de fiambres Trading Post en Islamorada, para pedirle prestado su compactadora de cartón. Ella tenía el único negocio en la isla que producía suficiente cartón para justificar el equipo de $15,000. Jacobs compró su primer equipo hace 25 años y dijo que ahorra unos $1,200 al mes en gastos de eliminación de residuos. Cabrera determinó entonces que podía hacer dinero con el cartón.

Su oficina en Kew Lime Rolloff Services, llena de fotos de los viejos días, está en un lote industrial del lado de la bahía de la U.S. 1, donde aterrizaba su propio helicóptero durante sus días de multimillonario, cuando escribió un cheque de $20,000 para el Partido Nacional Demócrata que le ganó una invitación a la fiesta de Navidad de la Casa Blanca y a una recaudación de fondos muy elegante a la que asistió Gore. El helicóptero hace rato que desapareció, pero varado en el lote se encuentra un viejo bote que él usaba para recoger las drogas de lanzamientos desde el aire frente a las costas de Colombia.

Ahora, Cabrera no necesita llevar a cabo su negocio en secreto. Felizmente posa para fotos en su montaña de cartón, que una vez fueron cajas que traían tomates, refrigeradores y vodka Smirnoff a los Cayos, y ahora está listo para compactarse. Unos 50 fardos de cartón, pilas de 12 pies de alto, esperan su transportación en un trailer tirado por un tractor a los lugares de reciclaje en Miami. Cabrera dice que le pagan de $80 a $115 por tonelada, en dependencia del mercado.

Cada fardo tiene escrito con un marcador en un lado su peso exacto. Su promedio es de unas 1,000 libras.
“Aprendí que tengo que pesarlos por mí mismo o me engañan, igual que cuando me dedicaba al contrabando”, dijo Cabrera.

El cartón corrugado no es de ninguna manera tan bueno para hacer dinero como las drogas. Durante sus días como narcotraficante,

Cabrera dijo que la marihuana daba unos $8,000 por un fardo de 40 libras. Y 35 kilos de cocaína rendían más de $500,000.

Cabrera ha encontrado en la forma dura que el reciclar no es para los que quieren hacer dinero fácil. Le ha tomado dos años y medio para llegar al punto en que está ahora – el equilibrio financiero.

Empezó con rutas diarias de recogida que comenzaban a las 5 a.m. y recorrían 36 millas. Con el método de las pruebas y los errores, descubrió cómo operar con mayor eficiencia y economía. Ahora hace los contenedores de recolección de sus clientes, que parecen grandes jaulas de perros. Sus habilidades de soldadura han sido útiles para construirlos.

Cabrera, quien recorre la ciudad turística en botas de goma y usa una cola de caballo en su pelo, le da servicio a unos 160 negocios locales. Dijo que tiene unos pocos más, pero que está atrasado en la fabricación de jaulas. También trabaja en otros proyectos, incluyendo limpiar una pequeña marina en un restaurante Tavernier que se ha descuidado durante 20 años.

Trabaja para mejorar su crédito para comprar un camión de basura compactador que sustituya a su pequeño camión. Su meta es tener 450 clientes comerciales para finales de año. Todos son tratos personales. Cabrera asegura que la gran recompensa se aproxima.

“Una vez que tenga el volumen, podré enviar el cartón directamente a Japón y China, donde pagan de $135 a $200 por tonelada”, dijo Cabrera.

El camino hacia lo legítimo tiene sus baches, dijo Cabrera. “No me importa que las personas que he conocido desde hace años se burlan de mí por sacar cartón de los contenedores de basura”.

Pero Cabrera dijo que se enojó cuando la legalidad de su negocio fue cuestionada por un empleado de un contratista de una franquicia de desechos sólidos de Cayo Largo y también durante la discusión de un comité de voluntarios de Islamorada formado para analizar la recolección y reciclaje de la basura de la comunidad.

“Algunas personas eligen sacar mi pasado en mi contra y asumir que mi reciclaje es ilegal”, dijo Cabrera.

Cabrera, quien ha estado en tres ocasiones en la cárcel por cargos relacionados con sus actividades de contrabando, dice que ahora trata se hacer las cosas de forma correcta. Obtuvo la licencia estatal apropiada para el reciclaje y la licencia de primera de conducción de un camión del condado Monroe, específicamente para reciclaje comercial.

Y resultó que Cabrera y su pequeña operación han recogido casi tanto tonelaje de reciclaje como el contratista de la franquicia de basura y reciclaje de Islamorada, Veolia Enviromental Services, comprada en noviembre por Advanced Disposal y actualmente la cuarta mayor compañía de servicios ambientales del país.

John Sutter, director de obras públicas, parques y recreación de Islamorada, dijo que el esfuerzo de reciclaje de Cabrera ha estado “siempre un paso adelante”.

Cabrera informó al estado que Key Lime recogió 511 toneladas de cartón el año pasado en Islamorada y el vecino Cayo Largo. Veolia no ha informado al estado en varios años de su reciclaje en Islamorada, a pesar de repetidas solicitudes de Rosa Washington, directora de
Desechos Sólidos del Condado Monroe. (Es un dato importante de informar, porque hay una ley estatal que requiere que los condados tengan una meta de reciclaje de un 40 por ciento para finales del 2012).

El condado Monroe informó una tasa de un 31 por ciento el año pasado. Sulter finalmente presentó la semana pasada las cifras de Islamorada – números que deben ser suministrados por un contratista – y encontró que Veolia ha recogido 687 toneladas de desechos reciclables no provenientes de patios. Cuando se incluyen los desechos reciclados de patio, Islamorada se encuentra en un 17 por ciento.

“La comunidad no está de ninguna forma cerca de donde necesitamos estar en el reciclaje”, dijo Sutter. “Necesitamos comenzar a hacer lo que es lo correcto. Las personas no vienen a los Cayos a ver el ballet. Vienen aquí por el medio ambiente”.


Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: