Miami siente los beneficios del TLC entre EEUU y Colombia

Tratado de libre comercio
El Nuevo Herald | Julio 15 de 2013
David Noriega
dnoriega@miamiherald.com
David Noriega The Miami Herald

Desde que entró en vigencia en mayo del año pasado el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos, el sur de la Florida ha estado posicionado de manera única para beneficiarse de la apertura en el comercio entre los dos países.

“Miami tiene una gran población colombiana, y además la ciudad es el portal a América Latina”, dijo Maria Dreyfus-Ulvert, especialista de la unidad de Desarrollo Económico y Comercio Internacional del condado de Miami-Dade (EDIT). “Uno no puede equivocarse al mirar hacia Colombia”.

El Tratado de Libre Comercio, que elimina los aranceles para el intercambio de bienes entre los dos países, ya ha comenzado a mostrar sus efectos sobre la economía del sur de la Florida.

Varias empresas, especialmente las dedicadas a la exportación de bienes desde Estados Unidos a Colombia, han visto un crecimiento en sus operaciones con el país sudamericano, mientras otras están en proceso de hacerlo.

El crecimiento no ha sido ni inmediato ni estable, y no es posible establecer cuánto se debe al tratado y no a otros factores económicos, según expertos y empresarios de la región.

Aún así, el tratado ha despertado un gran interés en Colombia como mercado para los productos y servicios de compañías estadounidenses.

“La consecuencia del Tratado de Libre Comercio es que Colombia está muy de moda”, dijo Francisco Borrero, el presidente de la Cámara de Comercio Colombo-Americana de Miami y un comerciante que importa y exporta bienes entre Colombia y Estados Unidos.

“Pero es muy pronto para entender todos los beneficios”.

La economía de Miami históricamente ha dependido en gran parte de su importancia como nodo para el intercambio comercial entre Estados Unidos y América Latina.

Además, la clase empresarial colombiana ha tenido por varios años relaciones estrechas con el sur de la Florida, así que ya existen redes comerciales y sociales por las cuales los empresarios pueden explorar las oportunidades que presenta el tratado.

Un enlace importante en estas redes empresariales es la Cámara de Comercio Colombo-Americana, la cual le ha estado presentando a varias empresas con operaciones en el sur de la Florida posibilidades de expansión en mercados colombianos.

Las oportunidades se encuentran más en la exportación de Estados Unidos a Colombia que viceversa porque muchos productos colombianos ya podían entrar libremente a Estados Unidos bajo previos tratados de libre comercio.

“En la Cámara hemos sentido mucha inquietud de los empresarios norteamericanos por invertir en Colombia”, dijo Borrero. “Saben que el mercado está y quieren entrar. Pero algunos no saben cómo hacerlo”.

Los gobiernos locales también se han involucrado: el Condado de Miami-Dade está planeando una misión comercial a Colombia en septiembre, según Dreyfus-Ulvert, de la EDIT.

Algunas empresas del sur de la Florida ya han logrado aprovecharse del tratado para hacer crecer sus operaciones. John P. Bauer, presidente y director ejecutivo de la exportadora de comestibles Basic Food Internacional, dijo que las exportaciones de su empresa a Colombia han crecido por lo menos en un 20 por ciento desde que entró en vigencia el tratado.

En parte como consecuencia de este crecimiento, Bauer ha contratado a unas cinco personas.

“Antes del tratado, nuestras exportaciones a Colombia estaban sujetas a aranceles prohibitivos y exportábamos a Colombia muy esporádicamente”, dijo Bauer. “Ahora, claro, podemos introducir productos a Colombia sin ningún arancel”.

“El tratado ha tenido un gran efecto beneficioso para nuestro negocio y continuará haciendo”, agregó.

Otras empresas siguen en las etapas preliminares del crecimiento hacia Colombia, pero ven un panorama positivo. Florida Purchasing Agency, una exportadora de maquinarias pesadas, ha establecido contacto con empresas constructoras que tienen contratos para grandes obras con el gobierno colombiano.

“Por el momento hemos contactado a varias compañías y hemos recibido respuestas muy positivas”, dijo Andrés Grisales, encargado de compras internacionales para la empresa. “Vemos un buen futuro”.

El crecimiento de las empresas exportadoras tiene repercusiones secundarias dentro de la economía de Miami, especialmente en los sectores de almacenamiento y transporte, según Robert Cruz, economista principal de la EDIT.

Por ejemplo, Trans Delta Services, el servicio de despacho de mercancía que utiliza Florida Purchasing Agency, hasta ahora se ha dedicado más que todo a transportar bienes a varias islas caribeñas, según Pepe Jiménez, gerente de la empresa. Pero mientras crece Florida Purchasing Agency, es probable que la bodega que Jiménez maneja en Medley también se llene de productos cuyo destino final es Colombia.

El año pasado, Colombia fue el segundo socio comercial internacional más grande de Miami-Dade, después de Brasil. Según la EDIT, es muy probable que en los próximos años el comercio entre Miami-Dade y Colombia por primera vez crezca más allá de $10,000 millones anuales –algo que solo ha logrado Brasil.

Según datos proporcionados por la EDIT, el comercio entre Colombia y Miami-Dade sin duda ha estado creciendo. Sin embargo, los datos por sí solos no indican que este crecimiento se deba exclusivamente al Tratado de Libre Comercio.

Por ejemplo, las exportaciones de Colombia a Miami-Dade crecieron en un 9 por ciento entre mayo del 2012 y mayo del 2013, el primer año de vigencia del tratado. Pero el año anterior –desde mayo del 2011 hasta mayo del 2012– crecieron en un 15 por ciento, más que durante el primer año del tratado.

Según Cruz, el economista de la EDIT, esto se puede deber a que los empresarios en Miami comenzaron a establecer contactos en Colombia en anticipación a la vigencia del tratado. También puede tener que ver con fluctuaciones independientes en la fuerza de la economía norteamericana.

Otro factor es el crecimiento y la estabilidad de la economía y política colombiana en los últimos años. Esto atrajo a comerciantes estadounidenses sin necesidad de existir un tratado de libre comercio.

“Colombia está en un momento estratégico en su historia que ha despertado mucho interés”, dijo Borrero. “Es una economía en crecimiento, en un país jurídicamente muy estable, con una tasa de cambio muy poco volátil”.

En todo caso, hay pocas dudas de que hay entusiasmo en el sector empresarial del sur de la Florida por el potencial de Colombia como mercado.

“Va a tomar tiempo, como todo”, dijo Grisales, de Florida Purchasing Agency. “Pero creo que en los próximos tres o cuatro años esto va a
estar bien avanzado”.

Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: