Miami, centro del comercio del oro de Estados Unidos

El precio ha tendido a bajar desde entonces, y tuvo una caída grande en abril, cuando el oro bajó a menos de $1,400 la onza. El martes, los futuros de oro para diciembre terminaron en $1,335 la onza.
El Nuevo Herald | Julio 24 de 2013
MIMI WHITEFIELD
mwhitefield@MiamiHerald.com
MIMI WHITEFIELD The Miami Herald

Pequeñas barras de oro brillan al rojo vivo mientras se derriten y se mezclan en un crisol. El oro se vierte entonces en un molde para conformar un barra de mayor tamaño, el cual será sometido a un complicado proceso de aquilatamiento a fuego para determinar su pureza.

En cualquier día de la semana, en la oficina del downtown de Miami de Kaloti Metals & Logistics, una casa de comercio de oro y metales preciosos, llegan cargamentos de oro por valor de millones de dólares, se funden, se moldean en barras, se aquilatan y se envían. El año pasado, la compañía manipuló 22 toneladas de oro por un valor de casi $1,000 millones, y está en camino de sobrepasar esa cifra en el
2013.

Aunque la reputación de Miami se debe más bien al oropel y al bling, son pocos los que se dan cuenta de que es uno de los focos del comercio en oro de la nación.

El año pasado —por primera vez— el oro fue tanto el artículo más importado como el más exportado en el Distrito Aduanero de Miami, el cual incluye aeropuertos y puertos de mar desde el condado Palm Beach hasta Cayo Hueso. Pero la realidad es que la mayor parte del oro entró y salió a través del Aeropuerto Internacional de Miami.

A Miami llegó más oro que a ninguno de los demás distritos aduaneros de Estados Unidos el año pasado, y alcanzó el tercer lugar en la salida de cargamentos de oro. Las rutas más comunes traen el metal destellante de minas en Colombia, México, Bolivia y Perú, así como del centro de comercio de oro de Curazao, a Miami y de aquí sale a Suiza, los Emiratos Árabes Unidos y la República Dominicana.

El sur de la Florida no es solo sede de una de las mayores refinerías de metales preciosos en América del Norte —Republic Metals Corp. en Opa-locka— sino que es además un foco del comercio de barras así como de operaciones de aquilatamiento, refinamiento, logística y
financiamiento.

Es un negocio de puertas cerradas y bóvedas del tamaño de bancos. Debido a que la seguridad es algo tan crítico, y a que incluso pequeñas cantidades de oro tienen un valor tan grande, los que se dedican al comercio de oro prefieren mantener un perfil discreto, y muchas firmas de comercio de oro son negocios familiares.

Pero los ejecutivos de Kaloti, la cual está ubicada en el corazón del distrito de joyería y diamantes de Miami, se mostraron dispuestos a sentarse y detallar cómo funciona su negocio.

Socios en Dubai

La oficina de Miami es relativamente reciente —se inauguró hace poco más de dos año — pero tiene una afiliación estratégica con Kaloti Jewellery Group, una firma de Dubai que lleva más de 25 años en el negocio de los metales preciosos.

El día antes de que la firma hace compras de oro, los ejecutivos de Kaloti Metals en Miami informan a la compañía de Dubai la cantidad de oro que esperan comprar al día siguiente, y Kaloti Jewellery brinda el financiamiento. “Antes de que abramos la oficina al día siguiente, el dinero está aquí”, dijo Awni Kaloti, director general de Miami.

Kaloti Metals, que cuenta con 15 empleados, recibe el oro de una variedad de fuentes, pero es una operación muy distinta de las compañías que sacan anuncios por televisión afirmando que comprarán tus prendas viejas de oro.

Ellos también compran oro chatarra —principalmente de casas de empeño de Nueva York, Miami y Chicago— pero la mayor parte de su negocio se hace con comerciantes en oro y clientes de Perú, Bolivia, Puerto Rico, Honduras, Nicaragua y Curazao, donde están ubicados muchos consolidadotes de oro que comercian con países de América Central y del Sur.

Colombia y México son también grandes exportadoras de oro a Miami, pero en estos momentos Kaloti no negocia con ellos porque sus ejecutivos consideran esos mercados un poco peligrosos.

“Antes de hacer negocios con nadie, tenemos que saber quiénes son nuestros clientes y cuál es la fuente de su oro”, dijo Álvaro Rodríguez, gerente de operaciones.

El 15 de julio, Kaloti Metals abrió una sucursal en Perú, que es el sexto productor de oro del mundo.

“Tenemos siete u ocho grandes clientes en Perú. Allí hay mucho potencial, aunque también mucha competencia”, dijo Kaloti. “Si tenemos una sucursal y les pagamos al momento, entonces ellos podrán expandir su negocio. En última instancia, se trata de brindar un mejor servicio”.

El negocio peruano funcionará en gran medida como lo hace la oficina de Miami. El mismo día que el oro llega a Kaloti Metals, se envía, y los adelantos enviados desde Dubai se han pagado a los clientes.

“A las 5 p.m. ya no tenemos ni dinero ni oro en esta oficina”, dijo Rodríguez.

La mayor parte del oro llega en barras, pero de todos modos tiene que ser aquilatado para verificar su contenido de oro. El oro de 14 quilates tiene un 58 por ciento de pureza, por ejemplo, y el oro de grado más alto es el de de 24 quilates, el cual tiene un 99.9 por ciento de pureza y es más brillante que el oro de 14 quilates que se usa generalmente en las joyas en Estados Unidos.

Nada de glamoroso

Puede que a través de la historia la búsqueda del oro haya sido el motor de imperios, pero la forma en que Kaloti envía el oro no tiene nada de glamoroso. Barras y lingotes se colocan en cubetas que Kaloti compra en Home Depot, y las cubetas se ponen dentro de bolsas que son selladas múltiples veces para mayor seguridad.

Casi todo el oro procesado en Kaloti Metals se envía por vía aérea a Kaloti Jewellery, la cual cuenta con una refinería en Dubai con una capacidad para 300 toneladas.

“Dubai se está convirtiendo en la capital mundial del oro del mundo”, dijo Kaloti.

De enero a mayo, oro y productos de oro por valor de $468.2 millones, incluyendo joyas chapadas en oro, se enviaron del distrito de Miami a los Emiratos Árabes Unidos, bien por encima de los $201.6 millones enviados en el mismo período en el 2012, según un análisis hecho para The Miami Herald por Datamyne, compañía de Miami que tiene la base de datos investigable de mercado mayor del mundo.

Pero el año pasado, y en lo que va de año, la mayoría del oro exportado de Miami salió con destino a Suiza, con sus legendarias bóvedas para guardar oro y su tradición de refinerías de primera.

Desde enero hasta mayo de este año, oro y productos de oro por valor de $1,800 millones fueron enviados a Suiza desde Miami, pero las exportaciones están disminuyendo. El año pasado, las exportaciones de oro y productos de oro a Suiza se valoraron en $3,070 millones en el período de enero a mayo, según Datamyne.

“En cuanto a su valor, las exportaciones e importaciones de oro han subido enormemente en los últimos años. Es básicamente oro que se transporta de las minas en América Latina a Suiza”, dijo Gabriel Rodríguez, presidente de A Customs Brokerage.

Una de las razones de que el oro subió en los rankings de comercio de Miami es que el precio del oro aumentó muchísimo. En el 2009, el total de importaciones de oro de Miami alcanzó $2,140 millones, pero para el año pasado había ascendido a $7,250 millones. Si se añaden el oro chatarra, las prendas chapadas en oro y otros productos, el total alcanza los $8,800 millones.

A medida que la recesión global se afianzaba en el 2008 y los inversionistas a corto plazo empezaron a lanzarse en masa a la seguridad relativa del oro, el precio de una onza troy de oro ascendió de $871.65 ese año a una cima récord de más de $1,900 en compraventa después de horas de negociación a fines de agosto y en septiembre del 2011.

El precio ha tendido a bajar desde entonces, y tuvo una caída grande en abril, cuando el oro bajó a menos de $1,400 la onza. El martes, los futuros de oro para diciembre terminaron en $1,335 la onza.

La demanda del oro bajó un 13 por ciento durante el primer trimestre de este año, según el Consejo Mundial del Oro.

No obstante, Miami parece haberse consolidado como un foco del mercado del oro. Hasta mayo del presente año, el oro seguía siendo la principal importación en el distrito Aduanero de Miami. Las exportaciones de oro durante el mismo período bajaron en valor en un 29 por ciento, pero como quiera obtuvo un segundo lugar después de las exportaciones de aviación.

Eso se debe a compañías tales como Kaloti y Republic Metals Corp. La compañía de Opa-locka empezó con una inversión de $2,500 en 1980 y al principio refinaba solamente entre 50 y 100 onzas de oro a la vez. En 1990, Republic, la cual se ocupa también de otros metales preciosos, construyó una refinería de 40,000 pies cuadrados, a la que recientemente añadió otros 75,000 pies cuadrados. Ellos tienen ahora oficinas en Nueva York, Los Angeles y Toronto.


Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: