Aseguradoras en Florida se embolsillan pólizas de vida no cobradas

Parece que hay una práctica sistemática por la industria de seguros de mantener sus cabezas en la arena y simular que esas personas aún viven, agregó Sloman.
El Nuevo Herald | Abril 14 de 2013
JAY WEAVER
jweaver@MiamiHerald.com

Hace unos años, Sharon Likins supo del botín en manos del gobierno estatal del dinero no reclamado que entregan los bancos, las compañías de seguro y otras empresas.

Así que la retirada de la Florida fue al sitio web de “búsqueda de tesoros” del estado y descubrió $300 a nombre de su fallecida madre –un pequeño bono de una póliza de seguro de vida que ella supuestamente tenía con Prudential.

El descubrimiento fue una agradable sorpresa, pero provocó una pregunta:

¿Qué ocurrió con la póliza original, que Likins no tenía conocimiento de que existía?

“Ella nunca mencionó nada sobre el tener una póliza de seguro de vida”, dijo Likins, de 69 años, quien reside en la misma casa en Palm Coast donde su madre, Wilmuth Likinis, vivió hasta su muerte en 1997. “Contacté con Prudential y ellos dijeron que no tenían registro de la póliza”.

La fallecida madre de Likins está entre los cientos de miles de residentes de la Florida desde Miami a Jacksonville que adquirieron pólizas de seguro de vida con un valor potencial de miles de millones, pero cuyos desconocedores herederos nunca han recibido los beneficios. Eso se debe a que Prudential y otras grandes aseguradoras nunca encontraron a los sobrevivientes ni entregaron los beneficios no reclamados al estado.

Hace cuatro años, los reguladores de la Florida comenzaron a tomar medidas enérgicas contra la industria. El estado alcanzó arreglos en el 2011 y el 2012 con las tres grandes: John Hancock, Prudential y MetLife. Los acuerdos requerían que las aseguradoras mejoraran sus métodos de seguimiento cuando los poseedores de las pólizas habían muerto y entregaran sus beneficios al estado si no se podía localizar a los beneficiarios.

Pero en una reciente demanda sin abrir, una compañía que se especializa en recuperar los bienes mantiene que los arreglos del estado tenían grandes fallos. Los abogados de Total Asset Recovery Services dicen que los acuerdos son una “ganancia inesperada” para las aseguradoras y un “perjuicio” para la gran cantidad de retirados en la Florida. Ellos piden que un juez de Tallahasee les dé la oportunidad de probarlo.

La demanda asegura que los auditores de Total Asset “descubrieron un fraude masivo contra el estado” por parte de las compañías de seguros de vida, acusándolas de “no reportar a sabiendas” al menos 9,000 pólizas de seguro de vida no reclamadas –incluyendo la de la madre de Likins.

En la base de datos del estado de propiedades no reclamada, Total Asset encontró que esas 9,000 cuentas reflejan sólo unos pequeños bonos de parte de los beneficios que las aseguradoras entregaron hace una década a la Florida –no los verdaderos beneficios de seguro de vida de los que poseían una póliza. Y esas cuentas, que representan una foto instantánea tomada por los auditores de Total Asset, sugieren que potencialmente cientos de millones, si no miles de millones de dólares en beneficios de seguros de vida no se han pagado en la Florida.

“Sabemos que esto es la punta del iceberg”, dijo el abogado Jeffrey Sloman, un ex fiscal federal en Miami que trabaja actualmente con la firma Legal Ferraro, que representa a Total Asset Recovery, con sede en Michigan. “Sabemos que hay mucho más por ahí”.

“Parece que hay una práctica sistemática por la industria de seguros de mantener sus cabezas en la arena y simular que esas personas aún viven”, agregó Sloman.

Total Asset Recovery ha solicitado a un juez de Corte de Circuito en el Condado Leon que celebre una audiencia para determinar “la legitimidad y lo razonable” de los arreglos del estado con las aseguradoras. En marzo, el juez John Cooper colocó la cuestión en espera mientras consideraba mociones de Prudential y MetLife de esta primavera para desestimar la demanda. (Una tercera aseguradora, John Hancock, se retiró como acusada debido a que llegó a un arreglo anterior con los reguladores de la Florida).

Representantes de la industria disputaron enérgicamente las acusaciones de Total Asset, el decir que ellos se esforzaron en pagar los reclamos de seguros de vida que se debían a todos los beneficiarios de pólizas.

“Hemos estado cooperando [con el estado] desde el mismo comienzo”, dijo Bob DeFillippo, jefe de comunicaciones de Prudential, con sede en Newark, Nueva Jersey, quien se negó a comentar sobre la litigación. “Nuestro propósito siempre ha sido pagar a las personas lo que le debemos”.

Representantes de la industria dijeron que cuando ellos confirman que el poseedor de una póliza ha muerto y encuentran a los beneficiarios, se hacen los pagos.

Pero ese proceso de dos puntas no es tan sencillo como suena –y tiene un elemento disuasorio integrado que funciona a favor de las aseguradoras, de acuerdo con los reguladores de la Florida. Eso se debe a que si las aseguradoras no pueden verificar una muerte, ellas pueden no pagar los beneficios de seguros de vida.

La controversia sobre el supuesto fallo de las grandes compañías de seguros de vida en pagar a los beneficiarios de los poseedores de una póliza que han muerto se ha incrementado desde el 2009.

Los reguladores en la Florida, Nueva York, California y otros estados descubrieron que las aseguradoras de vida usaban datos llamados el Archivo Maestro de Muertes del Seguro Social para determinar cuándo los dueños de anualidades habían muerto para dejar de hacerles pagos. Al mismo tiempo, las aseguradoras no revisaban con regularidad la lista para verificar cuándo habían muerto los dueños de pólizas de seguros de vida, para compensar a sus beneficiarios.

Bajo los acuerdos de la Florida con las aseguradoras, se requería que estas supervisaran las muertes de los poseedores de una póliza al revisar con regularidad la lista del Seguro Social. Ellas tenían hasta cinco años para confirmar cualquier muerte y encontrar a los beneficiarios a través de la última dirección conocida. Si las aseguradoras no podían localizar a ningún beneficiario, el dinero debía entregarse al estado.

Los beneficiarios potenciales pueden acceder a la base de datos pública del estado (www.fltreasurehunt.org) para ver si hay dinero que se debe y reclamarlo. El estado también busca activamente a los herederos –y ha encontrado a algunos que las aseguradoras no pudieron localizar.

Una vez que el total del dinero no reclamado llega a los $15 millones, el estado transfiere parte de él a un fondo para la educación pública. Pero no hay límite de tiempo para hacer una reclamación; beneficios de pólizas de seguro que datan de la década de 1940 están aún disponibles para su reclamación.

Como parte de los arreglos del estado, las tres aseguradoras han entregado los nombres de unos 10,000 poseedores de pólizas muertos con beneficios no reclamados de seguros de vida: John Hancock (3,083), Prudential (1,590) y MetLife (5,527), según muestran los registros. De esos, los beneficiarios han recibido 378 reclamos a John Hancock que totalizan $1.9 millones, Prudential 37 reclamos por $134,852 y MetLife sólo tres reclamos por $994.

También, las tres aseguradoras han hecho pagos de $7 millones por el costro de la investigación reguladora de la Florida y supervisar el cumplimiento de la industria, de acuerdo con funcionarios estatales.

Anna Alexopoulos, una portavoz del Departamento de Servicios Financieros del estado, que administra la lista de propiedades no reclamadas, dijo que las últimas cifras “representan el primero de lo que sería finalmente numerosos” beneficios facturados por las tres compañías en cuentas que potencialmente datan de décadas atrás.

Ella agregó que el estado realiza sus propias búsquedas en los registros y envía el aviso con formularios de reclamo a los beneficiarios potenciales.

Entre ellos: una mujer de Miami cuyo esposo murió en el 2005. La mujer, de 66 años, que no quiso ser identificada, dijo que su esposo tenía un seguro de vida con John Hancock, pero que ella le perdió la pista en la confusión después de su muerte.

“Ellos [Hancock] debieron haber dicho algo sobre el hecho de que tenían este dinero para uno”, dijo la mujer, que supo de los beneficios no reclamados de la póliza por $13,240 en una carta que recibió el año pasado del estado. “Ellos debieron haber sido más como el estado”.




Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: