Miriam Leiva: El acercamiento es la mejor ayuda al pueblo cubano

La líder de las Damas de Blanco pudo viajar a EEUU gracias a que Cuba ahora permite los viajes de sus ciudadanos al extranjero.
EFE | Mayo 26 de 2014
Por primera vez desde que era niña visita Estados Unidos. La activista independiente Miriam Leiva, exfuncionaria del Gobierno cubano, cofundadora de las Damas de Blanco, viuda de un destacado opositor, afirma que el acercamiento es la mejor ayuda que se puede dar al pueblo cubano.

Su visita ha sido posible gracias en parte a la decisión del Gobierno cubano de abrir los viajes de sus ciudadanos al extranjero. "Vine con mi pasaporte", cuenta en una entrevista con Efe, en la que destaca la importancia de "conocer" y de "intercambiar". "Salir de ese encierro hace falta", afirma.

Valora las reformas que impulsa el presidente Raúl Castro para reactivar la economía, que suponen una pequeña apertura a la iniciativa privada, pero las considera insuficientes y cree que el acercamiento de Estados Unidos sería una medida de presión.

"Para mí lo fundamental no es 'embargo sí, embargo no'", asegura la activista, aunque dice que el Gobierno cubano aprovecha esta circunstancia para culpar de la escasez y de los problemas de la población al embargo que desde hace 50 años mantiene EEUU.

"(Al Gobierno cubano) le es muy cómodo tener el embargo porque le echa la culpa de todo (...); lo malo que ellos hacen, dicen que tienen la culpa los (norte)americanos por el embargo. La cuestión fundamental es dejar eso y decir qué es lo posible ahora".

La activista asegura que, junto a su esposo Óscar Espinosa -fallecido el pasado año, economista y periodista, uno de los 75 opositores condenados en la "Primavera Negra" de 2003 en Cuba y muy crítico con las reformas del Gobierno, que consideraba limitadas-, "siempre" hablan lo que piensan.

Leiva mantuvo esta semana reuniones con funcionarios en el Departamento de Estado, en el Congreso y en la Casa Blanca. "Obama debería ampliar sus prerrogativas presidenciales y ampliar la posibilidad de contacto con la población cubana", porque eso es lo que hará caer el régimen, asegura.

Su visita coincide con la presentación de una carta firmada por prominentes figuras de la política estadounidense, militares e intelectuales que proponen medidas para permitir más viajes de estadounidenses a la isla e impulsar las relaciones empresariales, lo que podría ayudar a los pequeños negocios ("cuentapropistas").

Como voz moderada de la disidencia cree que ahora "hay que trabajar más en lo que se pueda lograr". Asegura que Raúl Castro tiene que hacer un cambio porque la "bancarrota" amenaza con "colapsar totalmente el país". La próxima semana una delegación de la Cámara de Comercio estadounidense visitará Cuba.

Leiva recuerda cómo entró en la lucha por la defensa de los derechos humanos después de haber sido una alta funcionaria en el ministerio de Relaciones Exteriores, y más tarde empezó con el movimiento de las Damas de Blanco, aunque ya no está vinculada.

"Yo no decidí cambiar, en Cuba te cambian porque en Cuba tú no puedes expresar tu opinión. Cuando uno expresa lo que piensa, sobre todo en esa época, sencillamente te conviertes en una persona perseguida, en una no-persona", dijo.

Además, estaba casada con Espinosa, quien tras el triunfo de la revolución cubana el 1 de enero de 1959 trabajó en organismos estatales y, a partir de 1984, fue consejero económico en la embajada de Cuba en Belgrado.

Pero en 1987, tras expresar sus opiniones sobre los cambios que se producían en la Unión Soviética y la política económica del Gobierno de la isla, fue cesado y transferido a una plaza de especialista en el Banco Nacional de Cuba.

En 1992, cuando trabajaba en el Banco Nacional de Cuba, le detuvieron porque "expresó sus opiniones", le hicieron un juicio administrativo y le acusaron de ser un "sujeto contrarrevolucionario".

En torno a 1995 Leiva empezó a vincularse al movimiento de derechos humanos y Espinosa comenzó a publicar para fuera "por el sustento".

Fue en 2003, cuando su esposo fue encarcelado y condenado a 20 años de cárcel durante la oleada represiva contra 75 disidentes y periodistas independientes, el momento en que ella fundó las Damas de Blanco.

"Cuando se los llevan presos yo tenía experiencia en el movimiento de derechos humanos, tenía muchas relaciones en el exterior y empecé a denunciar lo que sucedía desde adentro", junto con Gisela Delgado y Blanca Reyes.

En 2004 su esposo salió de prisión y ella continuó vinculada con el movimiento, pero en 2008 lo dejó, para concentrarse más "en escribir", aunque mantuvo la relación con los presos y su familias pero fuera de la organización.

Después de años de lucha todavía tiene esperanza en el cambio. "Ojalá que cada día haya más conciencia de que ese tema es un fracaso, que se esta viendo que es lo más inoperante y restrictivo que hay".
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: