Menéndez impulsó ayuda para negocio de un doctor amigo suyo en República Dominicana

El senador se dio cuenta de que fue un error, que fue un descuido, dijo OBrien.
El Nuevo Herald | Febrero 1 de 2013
Marc Caputo y Melissa Sanchez
mcaputo@MiamiHerald.com

El senador Bob Menéndez usó su influencia para abogar por un trato comercial en la República Dominicana que ayudó a un viejo amigo y donante suyo, cuya consulta en el sur de la Florida sufrió una redada de agentes federales esta semana.

Menéndez cuestionó a funcionarios de la administración de Obama en una audiencia de julio sobre qué estaban haciendo para ayudar a empresas estadounidenses, las cuales consideraba estaban siendo tratadas injustamente por el gobierno de la República Dominicana y otros países de América Latina.

Una de las compañías a las que al parecer se refería Menéndez era ICSSI, adquirida el año anterior por el doctor Salomon Melgen, oftalmólogo y amigo suyo del condado Palm Beach. La firma estaba tratando de hacer cumplir un contrato que había ganado para pasar por rayos X cargamento en los puertos de la República Dominicana como parte de un acuerdo que podría producir entre $500 millones y $1,000 millones en un plazo de dos décadas.

“Aquí hay otra compañía que tiene inversionistas estadounidenses, y que… recibió realmente un contrato —ratificado por el Congreso dominicano— para pasar por rayos X toda la carga que pasa por los puertos”, afirmó Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, en la audiencia del 31 de julio de la Subcomité de Relaciones Exteriores con el Hemisferio Occidental del Senado. “Y ellos tampoco quieren cumplir ese contrato”.

Menéndez no mencionó a ICSSI por su nombre al hablar con Francisco J. Sánchez, subsecretario de Comercio Internacional del Departamento de Comercio, y Matthew Rooney, subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

La oficina de Menéndez declaró que el senador no hizo nada inapropiado. Los senadores, especialmente en el Comité de Relaciones Exteriores, del cual Menéndez será pronto presidente, abogan con frecuencia por negocios estadounidenses en el extranjero.

Además del comercio, la oficina del senador dijo que Menéndez estaba preocupado sobre la lucha contra el narcotráfico.

“Durante los últimos años, el senador Menéndez ha pedido más atención al aumento del narcotráfico a través de América Central y el Caribe”, afirmó Danny O’Brien, jefe de la oficina de Menendez. “Se trata de la protección de nuestra seguridad nacional y estas drogas terminan en las calles de nuestras comunidades, incrementando el crimen y la adicción”.

No obstante, los estrechos vínculos de Menéndez con Melgen han estado bajo una intensa atención desde que agentes federales hicieran una redada en la consulta del oftalmólogo en West Palm Beach martes y miércoles.

La redada incluyó a agentes del FBI y el Departamento de Salud y Servicios Humanos federal, el cual típicamente investiga fraude al Medicare. Pero, además del fraude al Medicare, el FBI estaba en busca de documentación vinculada a las relaciones de Melgen con miembros del Congreso, incluyendo a Menéndez.

El FBI empezó a examinar a ambos el año pasado, luego que el grupo Ciudadanos por la Responsabilidad y la Etica en Washington les remitieran una serie de correos electrónicos recibidos de un informante misterioso que alegaba que Menéndez y Melgen habían contratado a prostitutas menores de edad en la mansión dominicana del oftalmólogo, acusaciones que los dos niegan.

Un agente del FBI intentó en vano encontrarse con el informante, quien se negó incluso a llamar por teléfono al agente.

Mientras la presa conservadora empezaba a circular los reportes sobre ambos, el Partido Republicano de Nueva Jersey presentó una queja contra Menéndez por viajar en el avión privado de Melgen a la República Dominicana sin divulgar el hecho.

La oficina de Menéndez revisó su calendario y se dio cuenta de que el senador había viajado dos veces en el avión de Melgen sin pagar por los vuelos en el 2010. El 4 de enero, Menéndez escribió un cheque por $58,500 —el precio de flete de los costosos vuelos—para poner fin al asunto.

El jefe de personal de Menéndez, Danny O’ Brien, declaró que el senador mantiene su inocencia y ha asumido la responsabilidad por su error de no pagar los vuelos fletados con Melgen, un viejo amigo suyo.

“El senador se dio cuenta de que fue un error, que fue un descuido”, dijo O’Brien.

Al pagar a Melgen por los vuelos, Menéndez efectivamente redujo una queja de ética que se mantiene y la posibilidad de haber enfrentado algo más serio: un posible cargo federal.

“Es técnicamente un delito federal no informar de regalos en un formulario federal de información financiera”, indicó Melanie Sloan, directora ejecutiva de CREW.

Sin embargo, los vuelos ya no son considerados regalos porque Menéndez acaba de pagar por ellos. Y no importa que tomara los viajes de cortesía hace más de dos años, en el 2010.

Menéndez hubiera tenido que dar a conocer los vuelos en sus formularios federales de información financiera si los viajes se consideraran regalos por los que no pagó.

Sin embargo, la oficina de Menéndez aseguró que el senador podría haber reclamado los vuelos como regalos, porque Melgen es un amigo de hace largo tiempo y hubiera clasificado bajo un tipo de exención por amistad con respecto a los regalos a miembros del Congreso.

Melgen es también un gran partidario del senador.

Melgen y su familia contribuyeron con $33,700 a la campaña de Menéndez, y otros $60,400 al Comité Demócrata de Campaña Senatorial, que Menéndez dirigió del 2009 al 2011, cuando realizó los viajes.

Por esa época, Melgen usó una compañía con sede en West Palm Beach para comprar una participación de un 50 por ciento en ICSSI.

Por más de una década, la compañía ha mantenido un contrato de seguridad en los puertos en República Dominicana. Pero éste nunca ha entrado en efecto debido a protestas de un ex director de aduanas, quien aseguró que el trato beneficia de forma injusta a la compañía.

Mientras tanto, la comunidad empresarial del país también se quejó de que el contrato aumentaría las tarifas y afectaría al comercio.

Este mes, el presidente de la asociación de embarques del país declaró al diario Hoy que la industria no podía pagar tarifas adicionales para revisar con rayos X la carga.

“El problema aquí es que estamos viendo un contrato que parece injusto debido a que fue firmado hace varias administraciones y que esencialmente crea un monopolio en todos los puertos”, aseguró el presidente de la asociación, Teddy Heinsen.

Pero los partidarios de Melgen en la República Dominicana alegan que la oposición al trato también se basa en el narcotráfico. Mientras más seguridad haya en el puerto y más se usen los rayos X, aseguran, las autoridades recibirán más ayuda para combatir el narcotráfico.

Cuando habló en la audiencia de julio en Washington, Menéndez no pareció más preocupado sobre ICSSI que sobre otras compañías. Mencionó por su nombre a un constructor de caminos que él pensaba que era tratado injustamente. También sacó a colación una disputa que involucraba a textiles.

Menéndez declaró que pensaba que Estados Unidos debería ser duro con países que buscan ayuda financiera de EEUU, pero entonces le dan la espalda y tratan injustamente a las empresas norteamericanas.

“Si esos países pueden seguir haciendo eso, lo harán”, señaló Menéndez. “Y eso coloca a las compañías estadounidenses en una tremenda desventaja”.



Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: