Florida podría aprobar matrícula estatal para estudiantes indocumentados

Los 'dreamers' de Florida podrían tener una esperanza para estudiar.
El republicano Will Weatherford, presidente de la Cámara de Representantes, se ha comprometido a dar apoyo a dreamers.
AP | Enero 20 de 2014
 Impulsada por su sueño de hacerse médico, Mariana Castro se ganó un codiciado puesto en el programa de ciencias neurobiológicas de la Universidad de la Florida (UF)
 
Pero todavía hay un obstáculo en su camino.
 
Castro, nacida en Perú y venida ilegalmente a Estados Unidos cuando era niña, no califica para el precio de matrícula para residentes del estado. No importa que ella vive en la Florida desde que tenía 10 años, o que tenga un estatus legal temporal bajo un programa federal para jóvenes inmigrantes. De todos modos, tiene que pagar los $28,548 en matrícula y costos que se cobra a los estudiantes de fuera del estado, más de cuatro veces lo que se cobra a los residentes de la Florida.
 
“Si esto sigue así, yo tendré que considerar dejar la escuela”, dijo.
 
Castro está llevando su caso a Tallahassee. Ella y otros estudiantes de UF están abogando por propuestas que extenderían los precios de matrícula para residentes estatales a los estudiantes indocumentados.
 
Aunque la Legislatura de la Florida, dominada por los republicanos, ha rechazado proyectos de ley similares durante la última década, hay razones para pensar que este año podría ser diferente: el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Will Weatherford, se ha comprometido a darles su apoyo.
 
“Yo sé que hay opiniones muy firmes en contra de este tema, en particular en mi partido”, dijo Weatherford a The Herald/Times. “Pero yo creo que es lo correcto. Esto tiene mi apoyo”.
 
Con el espaldarazo de Weatherford, es probable que la propuesta gane impulso en la Cámara.
 
El senador estatal John Legg, republicano de Trinity que preside la Comisión de Educación, expresó “profundas preocupaciones” con relación al proyecto de ley. “Pero, si se trata de una prioridad del presidente de la Cámara Weatherford, le daremos nuestra atención en el Senado”, dijo.
 
Otros factores están impulsado el debate en la Florida.
 
Tanto la Universidad Internacional de la Florida (FIU) como el Miami Dade College empezaron recientemente a conceder exenciones parciales de matrícula a los estudiantes que participan en el programa Deferred Action for Childhood Arrivals (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA) del presidente Barack Obama. El programa permite a los jóvenes traídos ilegalmente al país antes de los 16 años posponer la deportación en por lo menos dos años.
 
En UF y la Universidad del Sur de la Florida, líderes estudiantiles están presionando a sus administradores escolares para que adopten políticas similares.
 
La conversación ha cambiado incluso a nivel nacional, especialmente en lo que los republicanos tratan de aumentar su aceptación entre los hispanos. El mes pasado, el gobernador republicano Chris Christie, de Nueva Jersey, aprobó una ley haciendo de su estado el 17 en ofrecer matrícula de residentes estatales a ciertos estudiantes indocumentados.
 
“Hemos visto obtener apoyo bipartidista a medidas de igualdad de matrícula”, dijo Tanya Broder, abogada del Centro Nacional de Leyes de Inmigración (National Immigration Law Center). “En algunos casos, las propuestas han sido presentadas por republicanos. Si la Florida se suma, estaría uniéndose a estados tales como Oklahoma, Texas, Nebraska y Kansas”.

 
El ex representante estatal Juan C. Zapata, republicano de Kendall, presentó por primera una legislación que se ocupaba de la matrícula de los estudiantes indocumentados en el 2003, cuando se enteró de que el estatus migratorio de la gerente de su campaña le impedía terminar su carrera en el Miami Dade College.
 
Su proyecto de ley murió ese año, lo mismo que otro similar que él presentó en el 2004. Intentos subsiguientes de incluir las cláusulas en otros proyectos de ley no llegaron a ninguna parte.
 
“Fue algo súper frustrante”, recordó Zapata. “Nadie quería ocuparse de eso. Para mí se hizo evidente que la tendencia política estaba adquiriendo un colorido emocional, y había dejado atrás todo tipo de lógica”.
 
Dwight Bullard, ex representante estatal demócrata de Miami, asumió las riendas del esfuerzo a partir del 2011.
 
“Mi proyecto de ley fue una reacción a lo que estaba pasando en Arizona”, dijo Bullard, ahora senador estatal, refiriéndose a una legislación que proponía prohibir a los inmigrantes indocumentados en Arizona conducir vehículos y matricularse en escuelas. “Como ellos querían dar castigos, pensé que nosotros deberíamos tratar de dar incentivos”.
 
Pero la propuesta no llegó a conseguir audiencia. Otras parecidas murieron en el 2012 y el 2013.
 
Para los observadores independientes, la Legislatura parecía no tener el menor interés en adelantar el tema de la matrícula para estudiantes inmigrantes. El Senado incluso ignoró una propuesta del 2013 para ofrecer matrícula de residente estatal a los ciudadanos estadounidenses cuyos padres son inmigrantes indocumentados, algo que un fallo del Tribunal Supremo ya requiere.
 
Cuando Bullard presentó el proyecto de ley por cuarta vez en noviembre, algunos observadores consideraron que no iba a ir a ninguna parte.
 
Pero ellos no tuvieron en cuenta lo que estaba pasando en la base.
 
En la primavera del 2013, FIU se convirtió en la primera universidad de la Florida en ofrecer exenciones parciales de matrícula a los estudiantes aprobados por DACA. Las exenciones hacen que la matrícula sea equivalente al precio para residentes estatales.
 
Miami Dade College siguió su ejemplo discretamente en el otoño.
 
En una fría mañana de enero, Mariana Castro manejó hasta Tallahassee para una conferencia de prensa en apoyo a las propuestas de la Florida. Ella habló con los medios de prensa flanqueada por otras dos docenas de estudiantes de UF y un puñado de legisladores demócratas.
 
“Yo quiero hacerme médico”, dijo. “Yo quiero completar mi educación. Pero no puedo”.
 
Es difícil prever cómo podrían votar sobre la propuesta los legisladores de la Florida en un año de elecciones.
 
Legg, el presidente de la Comisión Estatal de Educación, dijo que él todavía tiene dudas.
 
“Siempre que se da a alguien beneficios legales, hay que pensar en qué clase de precedente se está sentando”, dijo Legg. “También tenemos que esclarecer si esto es un asunto federal o estatal”.
 
Tampoco se sabe la opinión del gobernador de la Florida Rick Scott. Un portavoz de Scott, quien se está postulando para ser reelecto, dijo que el gobernador revisaría el proyecto de ley cuando llegue a su oficina.
 
Un legislador ya sabe que lo quiere hacer.
 
Weatherford, el presidente de la Cámara, dijo que ha observado “una inconsistencia patente en la manera en que tratamos a los jóvenes que viven en la Florida”.
 
“El gobierno federal exige que eduquemos a todos los jóvenes del estado de la Florida, sin importar su estatus migratorio”, dijo. “Pero cuando algunos de esos jóvenes llegan a la universidad, hacemos como si ellos no fueran ya floridanos”.
 
El agregó: “Esta es una decisión personal que cada miembro de la Cámara tendrá que tomar por su cuenta. Pero yo le daré luz verde”.
 
 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: