Estados Unidos creó programas como 'Zunzuneo' en otros países

Funcionarios estadounidenses parecieron no tener una estrategia a largo plazo, más allá de suministrar el dinero para comenzarlos.
El Nuevo Herald | Abril 28 de 2014
Estados Unidos creó programas de medios sociales como Twitter en Afganistán y Paquistán, semejantes al de Cuba, que estaban encaminados a abrir la discusión política, dijeron el viernes funcionarios de la administración Obama. Pero al igual que el programa para Cuba, que ha sido muy controversial cuando se hizo público este mes, los servicios en Paquistán y Afganistán se cerraron después que se quedaron sin fondos al no lograr ser rentables.

En los tres casos, funcionarios estadounidenses parecieron no tener una estrategia a largo plazo para los programas, más allá de suministrar el dinero para comenzarlos.

Funcionarios de la administración también dijeron que ha habido programas similares en decenas de otros países, incluyendo el proyecto “Sí, la Juventud Puede” en Kenya, que aún está activo. Los funcionarios también dijeron que tienen planes para comenzar proyectos en Nigeria y Zimbawe. Algunos programas operan abiertamente con el conocimiento de gobiernos extranjeros, pero otros no se han dado a conocer en público.

El proyecto de Kenya, como el programa de Cuba, es obra de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Los proyectos en Afganistán y Paquistán los administró el Departamento de Estado. Todos esos programas han caído bajo gran escrutinio desde que la administgración reconoció la existemcia del programa al estilo de Twitter en Cuba, que estuvo en funcionamiento desde el 2008 al 2012, cuando terminó, aparentemente porque un contrato de $1.3 millones para comenzar el sistema de mensajes se quedó sin dinero.

La Associated Press, que fue la primera en publicar un artículo detallado sobre el programa en Cuba, informó que se estableció para estimular la disidencia política en la isla. Pero funcionarios de la administración, aunque reconocieron que fueron discretos sobre el programa cuando éste existió, dijeron que se estableció para suministrar a los cubanos una plataforma para compartir ideas e intercambiar información.

Funcionarios de la administración no suministraron información sobre el propósito y alcance del programa afgano, que no se había dado previamente a conocer. En contraste, en el 2009 Hillary Rodham Clinton, quien era en ese entonces secretaria de Estado, anunció el programa paquistaní durante una reunión con estudiantes en Lahore. El Departamento de Estado trabajó con las compañías paquistaníes de telecomunicación para crear la red.

Llamado Humari Awaz, o Nuestras Voces, el programa se administraba en la oficina de Richard C. Holbrooke, enviado especial del presidente Obama a Afganistán y Paquistán, quien murió en el 2010. El propósito del programa, de acuerdo con las personas que trabajaron en él, era suministrar una plataforma que usó mensajes para ayudar a los paquistaníes a construir redes móviles alrededor de sus intereses compartidos.

En su mejor momento, dijeron funcionarios del Departamento de Estado, el programa costó alrededor de $1 millón y conectó a más de un millón de personas que enviaron más de 350 millones de mensajes. Los usuarios del servicio podían firmar con su información personal o bajo anonimato.

El servicio se utilizó por un sistema diverso de la sociedad paquistaní, de acuerdo con las personas que administraban el programa. Los granjeros lo empleaban para compartir sus precios del mercado. Nuevas organizaciones lo usaban para llegar a los lectores. Las personas lo utilizaban para conectarse y compartir información.

Funcionarios del Departamento de Estado involucraron al gobierno paquistaní para promover el programa de medios sociales, que funcionarios pensaban en ese momento que podría reducir las crecientes tensiones entre ambos países. Estados Unidos suministró millones de dólares en ayuda militar a Paquistán, pero funcionarios en las administraciones de Obama y George W. Bush han acusado a elementos de la agencia paquistaní de espionaje de apoyar al Talibán. Muchos en el gobierno paquistaní se han cansado de operaciones estadounidenses dentro de sus fronteras, incluyendo ataques con drones y la incursión que eliminó a Osama bin Laden.

Funcionarios de la administración no dijeron si el programa paquistaní había terminado o lo que a fin de cuentas logró.

En Kenya, el servicio “Sí, la Juventud Puede” comenzó poco después de las disputadas elecciones presidenciales del 2007, que dejaron más de 1,500 muertos después de que bandas de jóvenes desempleados relacionadas con los partidos perdedores atacaron a los votantes.

El servicio permitía a los jóvenes enviar mensajes y usar otras herramientas para organizar asociaciones juveniles que les ayudaran a registrarse para votar y los estimulaba a participar en el proceso político. Funcionarios estadounideses acreditaron al proyecto la ayuda y preparación del camino para las elecciones presidenciales más pacíficas de Kenya en el 2013.

El Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional han presionado activamente para el uso de programas de medios sociales después de ver su éxito durante los levantamientos en Egipto y Túnez en el 2010. Los mensajes también se emplearon por los manifestantes durante las elecciones presidenciales iraníes del 2009.

El proyecto cubano, que se llamó “ZunZuneo”, atrajo a 40,000 seguidores. La idea era comenzar el sistema con mensajes inocuos, como resultados de fútbol, y entonces pasar a la promoción de la democracia. Pero cerró sin efecto aparente en el gobierno cubano. El senador Patrick J. Leahy, demócrata por Vermont, llamó al programa “simplemente tonto”.

Archon Fung, un profesor en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard, quien ha investigado el papel de los medios sociales en la participación pública, dijo que herramientas como las utilizadas en Paquistán y Kenya pueden ser valiosas para la diplomacia estadounidense - hasta un punto.

“Sólo si es transparente y las personas entienden a quien construyó la plataforma y sus propósitos”, dijo Fung. De otra forma, agregó, al referirse al programa cubano parecido a Twitter. “terminas con el episodio de USAID”.
 
Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: