El ascenso y la caída de Julio Robaina

Su encausamiento ha provocado un revuelo entre sus antiguos amigos y enemigos de Hialeah.
El Nuevo Herald | Mayo 19 de 2013
Melissa Sanchez y Enrique Flor
msanchez@elnuevoherald.com

Julio Robaina, el carismático líder de la Ciudad de Hialeah, parecía un político imbatible que contaba con el apoyo de los votantes, el respaldo de los más importantes republicanos del sur de la Florida y una asombrosa facilidad de recaudar contribuciones cuando decidió aspirar en el 2011 a la alcaldía de Miami-Dade.

Sin embargo, los rumores sobre su rol como usurero en la llamada “industria de la banca fantasma” de Hialeah empezaron a minar su imagen. Cuando se reportó que las autoridades federales investigaban a Robaina por estos préstamos con altísimos intereses, sus aliados afirmaron que se trataba de un montaje para dañar su postulación.

“Lo condenaron en la prensa y en este país uno es inocente hasta que te encuentren culpable”, dijo Ninoska Pérez Castellón, locutora de Radio Mambí. “Esa es la parte que critiqué yo porque era un momento de campaña”.

Robaina perdió las elecciones. El jueves, casi dos años después de desaparecer del mundo político, fue encausado junto a su esposa Raiza Villacís por un gran jurado por evasión de impuestos y por mentir a las autoridades.

El auge y la caída de Robaina se convierte en un nuevo capítulo de la larga historia de intrigas políticas en Hialeah.

Fue electo como concejal de esa ciudad en 1997, dos años después de aspirar por primera vez, aunque sin éxito, para ese puesto. En su segundo intento, Robaina consiguió el padrinazgo político de una de las figuras más polémicas de Hialeah, el entonces alcalde Raúl Martínez, quien dominó la política de esa ciudad por más de dos décadas.

Estrella en alza

En poco tiempo, Robaina asumió el liderazgo en el Concejo, ganando una elección entre los siete concejales para convertirse en el presidente. En el 2005, Robaina se postuló para la alcaldía y ganó, con la bendición de Martínez.

A pesar de su vieja amistad, Robaina terminó distanciándose de Martínez, un demócrata.

“Robaina hizo alianzas con la gente que Martínez había ignorado o echado a un lado. La verdad es que mucha gente quería a Julio”, dijo Darío Moreno, un analista político que asesoró la exitosa campaña del alcalde condal Carlos Giménez contra Robaina en el 2011. “Era una estrella en alza en el Partido Republicano y varios candidatos estatales le pedían su ayuda, para que los llevara a conocer Hialeah”.

Entre sus legados figura la reapertura del hipódromo Hialeah Park y su esperada conversión en agosto en un centro de entretenimiento que incluirá un casino. El hipódromo había permanecido cerrado durante ocho años hasta el 2009, cuando Robaina batalló por su reapertura.

“Julio siempre cooperó con nuestro proyecto, tanto en traer de regreso las carreras como en involucrarnos en el juego”, dijo John Brunetti, dueño de Hialeah Park. “Creo que todos los funcionarios de Hialeah que nos ayudaron en este proceso deben ser reconocidos por su labor”.

Durante su gestión, impulsó además el desarrollo de una escuela ocupacional y otra para niños autistas y mantuvo como política fiscal no incrementar los impuestos. Estas medidas lo llevaron a consolidar su popularidad en la comunidad.

Reina Guanche, activista comunitaria y fiel seguidora de Robaina, destacó que su administración se caracterizó por su humanidad.

“Julio y Raiza son personas muy buenas, que no merecen pasar por todo esto”, dijo Guanche, quien asistió a una audiencia judicial el viernes donde se fijó la fianza de los Robaina. “Nadie es culpable hasta que se le demuestre lo contrario, pero así suceda eso, yo voy a seguir apoyándolos porque aquí todo el mundo comete errores y nadie está libre de pecado”.

La administración de Robaina como alcalde fuerte incluyó intensas negociaciones con los sindicatos y drásticos recortes de los salarios municipales, lo cual alimentó el resentimiento dentro del ayuntamiento.

Eric Johnson, vicepresidente del Sindicato de Bomberos, se dedicó a denunciar lo que calificó como una mala administración bajo el liderazgo de Robaina.

“Cuando entras a un cargo con un patrimonio neto de $800,000 y terminas con $8 millones, hay un problema allí”, dijo Johnson. “Luego empezamos a leer los documentos hipotecarios de todas esas compañías y nos dimos cuenta de lo complejo que era el problema”.

Banquero informal

Las autoridades acusan a Robaina por actividades que empezaron en el 2005, el mismo año en el que fue electo para la alcaldía. Fue entonces que Robaina, aparentemente, se involucró en un sistema bancario informal que funcionaba por debajo del radar en Hialeah.

Los Robaina ocultaron al Servicio de Rentas Internas (IRS) ingresos por pagos de intereses que recibieron de los préstamos que hicieron a través de las compañías de su esposa a varios amigos, de acuerdo con el encausamiento. Entre esos amigos figuraba Luis Felipe Pérez, popularmente conocido como Felipito, quien cumple una condena de 10 años por una multimillonaria estafa piramidal.

La acusación también indica que el matrimonio Robaina presentó declaraciones de impuestos falsas y que ambos mintieron a los agentes federales sobre la participación de Julio en los préstamos.

Robaina ha dicho que no participaba en los negocios de préstamos de su esposa. Incluso en enero del 2011, tras anunciar su candidatura a la alcaldía condal, Robaina le dijo a la junta editorial de The Miami Herald y El Nuevo Herald que los negocios con Felipito los llevaba su esposa y no él.

En aquella oportunidad, un reportero le mostró copias de dos cheques por $3,000 girados por Felipito directamente a Robaina. Pero este sostuvo que su nombre había sido involuntariamente ligado a la transacción.

“Yo no tenía conocimiento que esto había sido escrito a mi nombre”, dijo Robaina entonces.

Desde la cárcel, Felipito ha dicho a través de un familiar a El Nuevo Herald que “el negocio lo hacían entre hombres, no con la esposa del alcalde”.

Declara su inocencia

El viernes, un juez federal fijó la fianza de los Robaina, y el matrimonio salió bajo libertad condicional de la corte, donde los esperaba un grupo de reporteros. Julio Robaina dijo que prefería no hacer mayor comentario, pero aseguró que demostraría su inocencia.

“Pronto llegará el momento de demostrar que el caso del IRS no tiene méritos”, dijo.

Su encausamiento ha provocado un revuelo entre sus antiguos amigos y enemigos de Hialeah.

Herman Echevarria, un importante empresario y ex concejal de esa ciudad, dijo que siempre le ayudó con la recaudación de contribuciones para sus campañas porque lo consideraba un buen administrador.

“Estoy extremadamente entristecido por lo que ha pasado y espero que pueda resolver todo esto”, dijo.

Para el coronel Matías Farias, locutor de Radio La Poderosa, Robaina será recordado como un político que cumplió con su deber en Hialeah.

“Es un caballero en toda la extensión de la palabra”, recalcó Farias. “Poco antes de la campaña para la alcaldía de Miami-Dade, me invitó a tomar un café a su casa para darle consejos políticos. Esa tarde me repitió algo que siempre decía: todo el mundo tiene el derecho a equivocarse y que no le podía caer bien a todas las personas”.

De hecho la ex comisionada condal, Natacha Seijas, quien hasta hace unos años respaldaba a Robaina, el viernes no dudó en calificarlo como una persona traicionera.

“Para mí él fue un gran desengaño”, dijo Seijas. “Pensé que era mi amigo, pero terminó siendo un desleal, un hipócrita avaricioso que tras bambalinas hizo campaña contra mí cuando me revocaron en el 2011”.

Por su parte, la presidenta del Concejo de Hialeah, Isis García-Martínez, sostuvo que el IRS, que acusa a Robaina, no es una institución infalible. Pero agregó que le mortificaba que las más importantes figuras políticas se hayan escondido cuando Robaina más los necesita.

Casualmente, el alcalde Carlos Hernández, quien también ha sido señalado de cobrar intereses de usura a Felipito, no ha dado la cara.

“Lo que más me molesta es que muchas personas se han beneficiado de Julio en el pasado y ahora no aparecen”, dijo García-Martínez. “Yo salgo a hablar a favor de él porque le estoy agradecida y quisiera que todos expresaran lo mismo y no se queden callados”.


Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, FL - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: