Críticas y apoyo del Tea Party a Marco Rubio por inmigración

Wilkinson afirmó que ha estado en contacto con la oficina de Rubio y le ha pedido información para ayudar a explicar el pensamiento del senador a los miembros del Tea Party.
El Nuevo Herald | Febrero 4 de 2013
Alex Leary
Tampa Bay Times

El senador federal Marco Rubio fue llevado a la prominencia nacional con la ayuda del Tea Party, pero su liderazgo en la reforma de inmigración ha provocado fuertes reacciones de los miembros del movimiento conservador, que van desde su disgusto total hasta la aceptación.

“Muchos miembros dicen que es una ley de amnistía. No están contentos con él”, declaró Everett Wilkinson, del sur de la Florida, quien encabeza la recién nombrada Federación Libertad que incluye a más de 100,000 miembros.

Wilkinson afirmó que ha estado en contacto con la oficina de Rubio y le ha pedido información para ayudar a explicar el pensamiento del senador a los miembros del Tea Party.

“La mayoría de ellos están molestos. Pensamos que hay otros temas en que él podría enfocarse”, señaló Wilkinson, al mencionar la deuda. “Podría afectarlo con el Tea Party, pero es demasiado pronto para decirlo”.

Pero Henry Kelley, de la Red del Tea Party en la Florida, indicó que los miembros con los que ha estado en contacto generalmente apoyan el enfoque de Rubio, que pide un cumplimiento de la ley más estricto antes de conceder un camino hacia la ciudadanía.

“Siempre he dicho que ‘atraparlos y expulsarlos’ no es una estrategia”, comentó Kelley. “Es el momento de hacer frente a esto. No veo esto como una amnistía”.

Desde que se sumó el mes pasado al debate, Rubio ha vendido agresivamente su mensaje a todos los que lo escuchen. Solo el martes estuvo en Univision, Telemundo, CNN en Español, American Morning de Fox News y tuvo entrevistas con Rush Limbaugh, Sean Hannity, Mike Huckabee y Mark Levin, un presentador de radio ultra conservador.

En gran parte, Rubio ha atenuado la discrepancia de los líderes más conservadores, al suministrar la esperanza de que puede conseguir votos a los republicanos.

Pero en días recientes ha surgido otro aspecto. El titular de un artículo del miércoles de un editor de National Review fue Mal acuerdo de Marco Rubio. Eric Erickson, del influyente blog Red State, escribió: “No me gusta el plan de Marco Rubio. Ahí lo dije”.

Twitter se ha llenado de críticas.

@SteveNewcomer escribió: “¡Cuán rápido cambian los candidatos del Tea Party! ¡RUBIO ES OTRA RENDICION!”

@BarryOCommunist escribió, “@marcorubio estás muerto para mí. No esto no es una amenaza sino una observación. Eres una rendición al igual que el resto del Partido Republicano”.

Twitter difícilmente es una guía científica del sentimiento popular, pero los lamentos han sido constantes. Rubio también ha recibido elogios. “Agradezco su honestidad y pasión cuando estuvo con Limbaugh”, escribió Robert C. Howington, quien se describió a sí mismo en Twitter como un maestro de escuela, constructor de viviendas y conservador.

Rubio tiene una relación especial con el Tea Party. Aunque fue por mucho tiempo un republicano de la clase dirigente, al servir nueve años en la Cámara de Representantes de la Florida, el Tea Party le dio un impulso en su contienda del 2010 para el senado federal contra el entonces gobernador republicano Charlie Crist.

Rubio le restó importancia a las implicaciones políticas, al decir que la retroalimentación que ha recibido ha sido útil. Su oficina ha estado intercambiando durante el año pasado con miembros del Tea Party sobre el tema de inmigración y se ha considerado tener una llamada de conferencia antes de que el debate alcance el punto de ebullición.

“No lo llamaría una respuesta negativa”, afirmó Rubio el jueves en una entrevista. “Miren, hay personas que tienen muchos malos recuerdos sobre algunos de los esfuerzos en el pasado que se han hecho para reformar la inmigración”.

Destacó que el plan que apoyó es sólo una serie de principios que necesitan incluirse en una legislación.

Al preguntársele sobre el riesgo de verse involucrado, Rubio respondió: “No he hecho un análisis político de esto. Simplemente creo que este país tiene un problema y tenemos que enfrentarlo de una vez por todas”.

Hay pocas dudas de que Rubio, quien hizo campaña en el 2010 con un enfoque en su mayoría de línea dura sobre la inmigración, ha cambiado su enfoque. El éxito que tenga el Partido Republicano en detener la caída de apoyo entre los hispanos podría ayudar a determinar la fortuna de Rubio como futuro candidato presidencial.

Rubio reconoce que arreglar la inmigración no hará que los hispanos se pasen al Partido Republicano, pero considera que esto allanaría el camino para él y otros para pregonar las virtudes de un gobierno más pequeño.

“Comprendo que hay algunos que no apoyarán ningún esfuerzo”, escribió Rubio en respuesta al blog crítico de Erickson. “Algunos presentan puntos válidos y respeto sus puntos de vista. Pero al final, dejar las cosas de la forma en que están ahora es una amnistía de facto y una barrera para lograr importantes reformas gubernamentales en otras áreas. Esa no es forma de administrar a una nación de inmigrantes”.



Mi opinión: (Máximo 1.000 caracteres)

(*) Si el mensaje excede el número máximo de caracteres será truncado automáticamente por el sistema.
Nombre - Obligatorio
Email - Obligatorio
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de CARACOL1260
  • No está permitido registrar comentarios contrarios a las leyes de este país o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
© Caracol 1260 2100 SW Coral Way Suite 200 Miami, Fl - 33145 - (305) 285.1260 - 1 800 4411260 - Caracol 1260 es una empresa de Medición: